::: Header: El Espectador |
×
Hace 4 mins

Entró en vigor la Ley de Tecnología Financiera en México

Se trata de la primera regulación de este tipo en el mundo que contempla pagos electrónicos, financiamiento colectivo, activos virtuales y asesoría financiera electrónica.

Publicidad

Luego de ser publicadas sus disposiciones secundarias en el Diario Oficial de la Federación (DOF), que es el periódico oficial del gobierno mexicano, entró en vigor la Ley de Tecnología Financiera o Ley FinTech, que fue promulgada el pasado marzo con el fin de reglular los servicios que prestan las entidades bancarias a través de medios tecnológicos.

Lea también: ¿Cansado de su banco? Use una fintech

Se trata de la primera regulación de este tipo en el mundo que contempla pagos electrónicos, financiamiento colectivo, activos virtuales (como el bitcóin) y asesoría financiera electrónica. La ley también dedica un capítulo a sanciones y delitos, como la suplantación de identidad, que con esta normativa ya se considera una falta a nivel federal.

Con la publicación de estas disposiciones en el DOF, empieza un proceso para que las empresas que quieran operar en este rubro soliciten su inclusión a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), un órgano con facultades en materia de autorización, regulación, supervisión y sanción sobre los diversos sectores y entidades que integran el sistema financiero mexicano. 

El órgano regulador ha identificado 73 empresas que podrían solicitar información para operar bajo la Ley Fintech, según explicó a medios locales el pasado viernes el titular de la CNBV, Bernardo González.

Según datos oficiales, de las más de 2.000 empresas FinTech que hay en el mundo, México cuenta hoy con 238, de las cuales 76 están dedicadas al financiamiento colectivo o "crowdfunding". El 69 % de las firmas tienen menos de tres años, tienen 540.000 usuarios activos, 400 empleados, activos por alrededor de 400 millones de pesos (20,6 millones de dólares) y ha realizado transacciones por más de 17.400 millones de pesos (unos 900 millones de dólares).

Publicidad