::: Header: El Espectador |
×
Hace 1 hora

“Padre Linero, lo invito a un retiro en mi finca”: Faustino Asprilla

El trino de Faustino Asprilla dirigido a Alberto Linero ha generado todo tipo de reacciones. El mensaje aún no ha sido respondido por el padre.

Publicidad

Desde que el padre Alberto Linero anunció este miércoles salida del sacerdocio fueron cientos los mensajes de apoyo que ha recibido no solamente por parte de sus seguidores, sino también de algunas figuras colombianas, entre esas, el exfutbolista “el tino” Asprilla.

Un particular mensaje publicó Asprilla a través de su cuenta de Twitter en el que invitaba al padre a “un retiro espiritual” en su finca para, según él, enseñarle un par de cositas.

Por su parte, el samario Alberto Linero agradeció a sus allegados el apoyo brindado a lo largo de sus 30 años de carrera dedicada a la comunidad eclesial. “A esos hermanos presbíteros y obispos que han manifestado su apoyo, respeto y hasta alegría por mi decisión, les respondo con gratitud y poniéndome a su lado para seguir”, expresó el padre en Twitter.

(Lea también: El padre Alberto Linero le dice adiós al sacerdocio) 

En entrevista con Blu Radio, el religioso aseguró que el motivo de su retiro es personal y nadie se lo sugirió. Además, aclaró que no sale de la iglesia católica, sino que busca tener otra forma de vida. “Ustedes saben que yo disfruto lo que hago. Simplemente quiero vivir de otra manera, hacer otras opciones de vida. He entendido otras cosas y soy claro”, agregó.

Publicidad

Linero confesó que la soledad es la principal razón que lo llevó a decirle adiós al celibato. Según él, hace cuatro años su vida cambió hasta el punto de considerarse “ermitaño” por no querer ni salir a la calle.

Además del mensaje que le envió Faustino Asprilla al padre, otras figuras como el excandidato presidencial, Gustavo Petro también le manifestaron su apoyo: “Un hombre valiente y sincero. Un hombre libre y coherente".

Aunque algunos seguidores de Alberto Linero recibieron con sorpresa y tristeza el anuncio, finalmente, entienden y respetan la decisión con la que el religioso busca un tipo de vida distinta a la llevaba en los últimos 30 años.

El rostro y el nombre del reconocido padre que se robó el corazón de miles de colombianos permanecerá intacto por la larga carrera que ha construido al servicio de la Iglesia Católica, por su trayectoria en medios de comunicación y por los libros que ha publicado.

Publicidad

(Le puede interesar también: El Tino Asprilla y el Pibe Valderrama recordaron, 25 años después, el 5-0 ante Argentina)

Publicidad