::: Header: El Espectador |
×
Hace 18 mins

No paran las burlas a Trump por romper el protocolo con la reina Isabel II

Donald Trump fue invitado por la reina Isabel II a tomar el té. Sin embargo, el presidente de Estados Unidos no cumplió las reglas. Además, The Sunday Times aseguró que la monarca estuvo sola porque los príncipes Carlos y Guillermo no estaban dispuestos a reunirse con él.

Publicidad

Las imágenes y videos de la reunión entre Donald Trump y la reina Isabel II inundaron las redes sociales. En una de las publicaciones que se volvieron virales se puede ver cuando la monarca británica, quien vestía de azul, mira la hora en el reloj mientras espera al presidente de Estados Unidos para tomar el té en el castillo de Windsor. (Lea: La reina Isabel II y Trump tomarán el té tras un desfile militar en Windsor)

Sin embargo, la impuntualidad de Trump no fue la única anécdota que dejó el encuentro. Cuando Melania y Donald Trump saludaron a la reina, de 92 años, rompieron el protocolo al saludarla con un apretón de mano y no con reverencia.

El momento que más le dio la vuelta al mundo fue cuando la reina y Trump caminaban frente a la Guardia Real Británica. Durante unos segundos, él se adelantó, rompiendo nuevamente el protocolo, el cual indica que nadie debe adelantarse a la reina Isabel II. Al darse cuenta que no estaban caminando a la par, la esperó y continuaron caminando.

Tras la visita, la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, dijo que había sido "un honor" conocer y tomar el té con Isabel II. En un mensaje en Twitter, la esposa del presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que había "disfrutado mucho de la visita y la compañía" de la monarca, de 92 años.

Publicidad

El príncipe Carlos y el príncipe Guillermo no quisieron reunirse con Trump

El príncipe Carlos y el príncipe Guillermo "no estaban dispuestos" a reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su visita al Reino Unido, aseguró The Sunday Times.

"Es muy raro que la reina esté sola. Por lo general, está acompañada por alguien".


Según fuentes del diario británico, el sucesor a la corona británica y su primogénito "se negaron" a recibir al jefe de la Casa Blanca, quien, junto con su mujer Melania, tomó el té con la reina Isabel II el pasado viernes en el castillo de Windsor.

"Es muy raro que la reina esté sola. Por lo general, está acompañada por alguien", señaló esa misma fuente, que calificó el comportamiento del primero y segundo en la línea de sucesión al trono del Reino Unido como "un desaire".

El periódico recogió que, aunque el marido de la monarca, el príncipe Felipe, se retiró de la vida pública el pasado otoño, "va a lo que quiere ir" y, "si hubiera querido" acompañar a su esposa en su cita con los Trump "podría haberlo hecho".

Tanto Downing Street como el palacio de Buckingham han insistido en que la presencia de Trump en el país no era una vista de Estado, sino un viaje de trabajo, y que los planes únicamente incluían que la monarca, de 92 años, saludara al presidente y la primera dama.

En esa sentido, un funcionario del Gobierno británico manifestó hoy a "The Sunday Times" que en la planificación del tiempo que pasaría Isabel II con el presidente éste se trató de "mantener al mínimo".

"La familia más amplia no fue tan entusiasta con la visita como lo fueron cuando llegó Obama", agregó.

Durante la visita de trabajo que realizaron en 2016 el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama y su mujer, Michelle, no solo almorzaron en el castillo de Windsor con la reina y el príncipe Felipe, sino que también compartieron una cena privada en el palacio de Kensington con los duques de Cambridge y con el Príncipe Enrique.

El jefe de la Casa Blanca y su mujer dieron por concluida su agenda oficial del viaje el pasado viernes, cuando se trasladaron a Escocia para pasar el fin de semana jugando al golf.

La visita del matrimonio, que no ha estado exenta de polémica con manifestaciones de protesta a lo largo de todo el país, concluirá hoy, cuando se trasladen a Helsinki para que mañana Trump se reúna con su homólogo ruso, Vladimir Putin.
 

Publicidad