::: Header: El Espectador |
×
Mon, 09/10/2018 - 15:21

¿Qué pasa en las FARC? Dirigentes critican a Timochenko y Pastor Alape

En una extensa carta, Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez, dos líderes históricos de la exguerilla, cuestionaron la posición de Timochenko frente al caso de Jesús Santrich y lo acusaron de dedicarse a "defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo".

Publicidad

Los rumores sobre las divisiones en el interior del partido FARC ya se venían escuchando, pero parecen haber quedado confirmados luego de que se conociera este lunes una extensa carta enviada por Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez —quienes fueron dos de los comandantes principales de la exguerilla durante su tiempo en la guerra— al pleno de la colectividad política, que se reunió hace una semana en Bogotá.

El documento, de siete páginas, tiene 44 puntos en los que se toca la crisis en el partido, además de fuertes críticas con nombres propios: Rodrigo Londoño (Timochenko) y Pastor Alape.

“Consideramos que como dirección hemos cometido una serie de desaciertos, muchas incoherencias entre lo que decimos que somos, y lo que hacemos en la práctica, algunas de dichas actuaciones totalmente divorciadas de los principios revolucionarios que siempre hemos defendido y por los cuales nos hemos guiado dentro de la compleja maraña de los hechos sociales”, señala la misiva.

Publicidad

Para Gómez y Álvarez, el partido está en un estado de postración al que no se llegó de la noche a la mañana, sino que se originó desde la X Conferencia en El Yarí “cuando se hizo evidente para todos los delegados la vulgar manipulación que se dio para elegir en el EMC a unos que no tenían mayores méritos, pero gozaban de simpatía ante algunos del secretariado y sacar a otros, que sí tenían méritos y reconocimiento anta la base guerrillera, pero no gozaban de la simpatía ante algunos jefes del secretariado. Esta maniobra fue detectada por los delegados y la intentona fue frustrada”.

También aseguraron que en el congreso fundacional del partido, en septiembre de 2017, se burló la voluntad popular y se desconocieron unos resultados bajo el pretexto de que había ocurrido fraude en las votaciones. “Ahora, la vida pasó su cuenta de cobro; somos una Dirección sin credibilidad ni confianza ante la base de los exguerrilleros, corriendo el riesgo, sino rectificamos, de quedar siendo una dirección de puros caciques, pero sin indio a quien mandar”.

Publicidad

Gómez y Álvarez, en el documento, señalan que Timochenko es un ejemplo de quienes se han dedicado a defender “el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo”. En efecto, una parte de la carta es dedicada a Timochenko, a quien le reclamaron por pedir que al “senador Uribe se le respetara el debido proceso, y ‘el principio de inocencia’, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable”.

“De Timo como persona no tenemos nada qué decir; en cambio como jefe, le vemos serias dificultades, ya que es un jefe con ausencia de liderazgo, es rencoroso y revanchista; se guía mucho por las consejas; no investiga llamando al afectado para que haga sus descargos, sino que toma determinaciones a espaldas de éste, y hasta sanciona, sin que el afectado sepa que está sancionado, y si lo llega a descubrir, es por pura intuición”, escriben los dos dirigentes de la FARC.

Publicidad

También criticaron a Pastor Alape, a quien le dice “Pastorcillo”. De ese dirigente cuestionaron el hecho de supuestamente tener “cuotas” en la subcomisión técnica del Acuerdo de Paz, tal como sucede con los dirigentes políticos tradicionales en el país: “Al escuchar esto, automáticamente pensamos en Vargas Lleras y otros políticos tradicionales”.

Igualmente, cuestionaron el nombramiento del “camarada Félix”, sobrino de Alape, como coordinador de Hombres de Protección Mesa Técnica “cuándo es de conocimiento que por varias veces desertó de las filas de las Farc”. “¿No será que Pastorcillo está cayendo en nepotismo? El nepotismo es muy propio de los políticos corruptos. ¿Qué se entiende por nepotismo? Es abuso de poder o reparto de cargos entre parientes y amigos. Se hace necesario que esto se investigue. Si es mentira, que se le ponga fin a esta campaña calumniosa contra Pastor”, indica la carta.

En las conclusiones, los dirigentes de FARC anotan que la colectividad ha abandonado la concepción de un partido de revolucionarios del más amplio movimiento popular y de trabajadores, “a partir de la errónea concepción que considera que la amplitud del partido se da en la medida en que más y más personas ingresan al mismo y no en la capacidad de dicho partido de organizar e incidir claramente en los más diversos sectores y organizaciones sociales y populares”.

Publicidad

Lea la carta completa aquí

Publicidad