::: Header: El Espectador |
×
Hace 1 min

Curules de paz: regresa el debate al Congreso

La Comisión Primera del Senado se apresta a abrir la discusión para permitir que las víctimas del conflicto armado tengan voz en el Legislativo. No obstante, los autores de la iniciativa pidieron al Congreso dar por aprobadas las curules que se debatieron el año pasado.

Publicidad

Mientas que el anterior gobierno aún sigue a la espera de una respuesta jurídica en torno a la conformación de las mayorías en el Congreso cuando se ha aplicado la figura de la silla vacía, en dicha corporación otros legisladores menos optimistas abrieron la posibilidad de que el proyecto que creaba las 16 curules de paz para las víctimas del conflicto armado reviva en el plano legislativo. De esta manera, la Comisión Primera del Senado se apresta para abrir el debate alrededor de tres iniciativas que fueron radicadas en ese sentido –y acumuladas por unidad de materia-, para que las personas más golpeadas por el conflicto armado tengan voz en el Capitolio.

(Lea: Una novela llamada curules de paz)

El debate proviene desde que en el Congreso estaba vigente el ‘fast track’, un mecanismo expedito para sacar adelante las iniciativas que permitieran implementar el Acuerdo de Paz. En ese momento, el gobierno de Juan Manuel Santos presentó a los legisladores un proyecto que iba a permitir la creación de 16 curules adicionales pero, al final, la iniciativa se cayó en el Senado por cuenta de que los votos, aparentemente, no eran suficientes. Luego de toda una discusión acerca de la conformación de las mayorías en el Senado, los amigos del proyecto alegaron que sí se había aprobado porque el número mínimo para establecer la mayoría en el Congreso se modificaba, según ellos, dado que a algunos legisladores se les había aplicado la silla vacía por tener líos con la justicia.

Publicidad

No obstante, el hecho no volvió a cobrar relevancia sino hasta hace unos días cuando la Corte Constitucional, al pronunciarse sobre la exequibilidad de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz, hizo alusión al tema en concreto, al advertir que la conformación del Senado cambia cuando hay silla vacía. En ese sentido, en las últimas horas, el congresista de la U, Roy Barreras, pidió al presidente del Legislativo, Ernesto Macías, expedir un documento que dé por aprobado el proyecto que se debatió vía ‘fast track’ y que creaba las 16 curules de paz. Sin embargo, ante la incertidumbre de que ello se dé, paralelamente fueron radicados tres proyectos que buscan esa misma finalidad. Barreras, el propio gobierno y las bancadas de oposición los llevaron a la corporación.

(Lea: Curules de paz para las víctimas podrían tener una nueva "resurrección")

Este miércoles, se determinó que será el senador Roy Barreras quien se encargará, una vez más, de defender la iniciativa en la Comisión Primera de Senado y que establece que por un periodo de ocho años, las víctimas del conflicto armado o sus representantes tendrán derecho a un cupo en el Capitolio. “No serán candidatos quienes hagan parte de partidos o movimientos políticos tradicionales, ni miembros de los grupos armados que hayan suscrito un acuerdo de paz y/o se hayan desmovilizado de manera individual en cualquier tiempo”, explicó el congresista.

Publicidad

Las bancadas de la U, Cambio Radical, la Alianza Verde, los Decentes y el Polo conformarán un frente común para sacar adelante el proyecto que, no obstante, parece que tendrá una propuesta distinta de parte del Centro Democrático, la cual también será puesta a consideración de los miembros de la Comisión Primera del Senado. Pero lo cierto es que, en líneas generales, lo que se establece en el proyecto –además de su transitoriedad-, es que se habilita la participación de la zona rural de los territorios que conforman las circunscripciones.

Además, se establece un tiempo específico respecto de las personas que podrían ser inscritas como candidatas. Este es, saldrán de las organizaciones de víctimas, defensoras de víctimas, organizaciones campesinas y sociales, organizaciones de mujeres y grupos significativos de ciudadanos que se hayan inscrito en tal condición antes del 1 de diciembre de 2016. Es decir, antes de la firma del Acuerdo de Paz. Además, sol podrán ser candidata la persona que haya nacido o haya vivido en el territorio de la respectiva circunscripción los tres años anteriores a la fecha de elección, “o los desplazados que se encuentren en proceso de retorno con el propósito de establecer en el territorio de la circunscripción su lugar de habitación”, señala uno de los apartes del texto.

Publicidad

De salir adelante esta iniciativa, las elecciones sería convocadas en 2019, y estas coincidirían con las elecciones regionales y locales del próximo año. Es decir, en octubre. Teniendo en cuenta que serán dos periodos legislativos para estas curules, las siguientes elecciones se llevarían a cabo en 2022, cuando sean convocadas para elegir al nuevo Congreso para ese año. Las 16 curules de paz estarán en los departamentos de Arauca, Antioquia, Bolívar, Cauca, Caquetá, Cesar, Córdoba, Chocó, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo y Tolima.

Publicidad