::: Header: El Espectador |
×
Mon, 09/10/2018 - 20:02

Turista alemán fue encontrado muerto en Pozo Azul

Tin Fronlich, de 25 años, habría fallecido tras golpearse con unas rocas en un balneario ubicado a 25 minutos de Santa Marta.

Publicidad

Luego de lanzarse en clavado, Tin Fronlich, un turista aleman de 22 años, se golpeó con una piedra y quedó inconsciente. Horas más tarde, según confirman las autoridades, el joven murió. El hecho se registró en la parte alta de la cascada del balneario Pozo Azul en Minca, un balneareo a 25 minutos de Santa Marta. 

A esa conclusión preliminar llegó el jefe de la Oficina de Gestión de Riesgos y Calentamiento Global -Ogricc- ingeniero Jaime Avendaño Camacho, luego de recibir el informe oficial de la comisión de búsqueda que encontró sin vida al turista. 

“El joven fue encontrado por un buzo a las 5 y 30 minutos de la tarde, desafortunadamente muerto, lo que sabemos es que junto a dos amigos más, el domingo, se lanzó desde una de las cascadas, sus dos compañeros salieron a flote, pero el joven Fronlich no lo hizo, el hecho llenó de angustia a sus compañeros y dieron aviso a otras personas hasta llegar la información a la autoridad, desde ese momento se inició la búsqueda”, informó el funcionario.

Publicidad

El cuerpo sin vida de Tin Fronlich, será trasladado a la sede de medicina legal para determinar científicamente las causas de su muerte y entrar en contacto con sus familiares y determinar el traslado de sus restos mortales a su país natal.

Pozo Azul es un paradisiaco lugar natural que contempla 7 cascadas sobre el rio Minca, a donde se llega después de una caminata de 30 minutos, desde el corregimiento del mismo nombre del rio, ubicado a 25 minutos de Santa Marta.

“Lo que sucede es que las aguas del rio Minca van sobre piedras y algunas que sobre salen creando las cascadas, en el pozo la cascada provoca una fuerte fuerza y en el fondo hay muchas piedras y remolinos de aguas que succionan, por ello el peligro cuando alguien que no conoce se tira de lo alto y llega a profundidad y no sale enseguida, las aguas al fondo tienen una fuerza de atracción mortal”, explica Isaías Cárdenas un propietario de cabaña turística en Minca.

Publicidad