::: Header: El Espectador |
×
Hace 1 hora

Comunidad del bajo Anchicayá, del Valle del Cauca, anuncia paro cívico

Más de mil personas se han concentrado,desde las siete de la mañana, en puntos estratégicos de la ciudad de Buenaventura para exigir que el litigio jurídico avance tras 17 años de proceso.

Publicidad

La comunidad del bajo Anchicayá anunció el inicio de un paro cívico en Buenaventura como consecuencia de su inconformidad ante las dilataciones que el proceso judicial entre la Empresa de Energía del Pacífico (EPSA) y la Comunidad Negra del río Anchicayá que cumple ya 17 años. Según voceros de la comunuidad, en la zona se encuentran más de mil personas concentradas desde las siete de la mañana en la Catedral Católica, el puente del Piñal y el Consejo Seccional de la Judicatura. 

(Lea: El dilema de las comunidades del río Anchicayá)

En la zona se encuentran representantes de los 12 consejos comunitarios de Anchicayá que viajaron hasta la ciudad portuaria, junto con integrantes de la Organización de Negros Unidos por la Defensa del Rio Anchicayá. “Estamos en una manifestación pacífica desde las siete de la mañana haciendo uso del derecho a la protesta social y exigiéndole al Concejo de Estado y al gobierno el acceso a la justicia de parte de la comunidad de Anchicayá”, señaló a este diario Benjamín Mosquera, asesor del Concejo Comunitario de Anchicayá.

Publicidad

 (Le puede interesar: Sigue embolatada la indemnización de la comunidad del río Anchicayá)

Aunque los voceros de la comunidad aseguran que hasta el momento no ha habido disturbios, seccionales de la Policía en Buenaventura ya han hecho presencia en la zona y, según como señala Benjamín Mosquera, han pedido la identificación de algunos líderes sociales. “Vamos a estar todo el día y, si no tenemos ninguna respuesta, estaremos toda la noche y mañana si es necesario”, aseguró el vocero Mosquera.

El caso Anchicayá inició cuando en agosto de 2001, en desarrollo de actividades de mantenimiento en la Central Hidroeléctrica del Bajo Anchicayá, en el Valle del Cauca, por errores técnicos se provocó una descarga de agua y sedimentos que afectó a las comunidades aledañas al río del mismo nombre. Desde entonces, los afectados y la EPSA libran una pelea jurídica para determinar cuál es el monto que debe pagar la empresa por las afectaciones.

(En contexo: Anchicayá: sin pescado y sin indemnización)

Asimismo, otras organizaciones como el Comité del Paro Cívico Para Vivir con Dignidad y en Paz en el Territorio están apoyando la movilización. “Hacemos un llamado a quien corresponda de la rama judicial para que resuelva este litigio lo más pronto posible, para que no se siga vulnerando más a las Comunidades. No se justifica que se siga trasgrediendo a las colectividades del pacífico colombiano, tanto por los órganos del Estado, como por las empresas multinacionales. Al parecer, no les interesa sino las grandes ganancias a costa del padecimiento de las comunidades y la destrucción del medio ambiente”, señaló el Comité del Paro Cívico Para Vivir con Dignidad y en Paz en el Territorio.

Publicidad

Ante los hechos ocurridos este 11 de septimebre en la ciudad de Buenaventura, la Empresa de Energía del Pacífico señaló que al igual que las comunidades, está interesada en que el proceso judicial se resuelva de manera definitiva lo más pronto posible y que, "la compañía ha mantenido una relación abierta y permanente con las comunidades, y en conjunto con sus representantes propuso una salida conciliada al proceso, solicitud que fue denegada por el Consejo de Estado. Esta corte anunció que haría una revisión eventual que no solo unificará criterios jurisprudenciales, sino que también protegerá los derechos fundamentales de todos los intervinientes". 

EPSA señaló además, que se encuentra en diálogo permanente  con los representantes de las comunidades afectadas hasta que el problema judicial se resulva de manera definitiva. Después de pasar por la Corte Constitucional, es ahora el Consejo de Estado quien tiene la responsabilidad de definir el final de este proceso que lleva 17 años sin resolverse.

Publicidad