::: Header: El Espectador |
×
Mon, 04/16/2018 - 22:03
Tiene un pasivo de $400.000 millones

Recaudo Bogotá inicia su proceso de reorganización

Supersociedades aceptó la solicitud de la empresa, encargada de recaudar los pasajes de Transmilenio y SITP, de someterse a una reestructuración. Este es el paso previo para evitar tener que declararse en quiebra. ¿Qué consecuencias tiene la decisión?

Publicidad

La crisis financiera del sistema de transporte tocó a la empresa Recaudo Bogotá, que es la encargada de administrar el dinero de los pasajes de Transmilenio (TM) y el SITP. Sus estados financieros revelan que tiene un pasivo que alcanza los $400.000 millones y que no tiene cómo saldar el 24 % de sus deudas. La situación llevó a esta compañía a pedir autorización para someterse a un proceso de reorganización empresarial, el cual fue avalado por la Superintendencia de Sociedades.

Recaudo Bogotá afirma que su deuda es consecuencia del retraso en el desmonte del SITP Provisional, debido a los 1,5 millones de usuarios que no están aportando el valor de sus pasajes a las finanzas del sistema. No obstante, para la Superintendencia de Sociedades también influyeron otros aspectos como la no contratación de coberturas sobre el precio del dólar y los retrasos en la implementación del sistema integrado de recaudo, control e información al usuario.

Publicidad

>>> LEA: Recaudo, otro coletazo de la crisis del SITP

¿Qué implica?

En resumen, que por un tiempo la compañía será administrada por la Supersociedades, que se encargará de buscar acuerdos de pago con los acreedores, para sacarla a flote y evitar su quiebra y que pueda cumplir los nueve años de contrato que tiene por delante. Con la decisión, Recaudo se convirtió en la cuarta compañía vinculada al SITP que inicia este trámite. Ya lo habían hecho los operadores Tranzit, Masivo Capital y SUMA S.A.S.

La reorganización le permite reestructurar su deuda y el efecto práctico más importante es que ya no podrá realizar pagos o ventas sin autorización previa de la Superintendencia. “El objetivo del proceso es normalizar las relaciones crediticias y comerciales de la compañía mediante la consolidación de acuerdos con sus acreedores”, aclaró el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar, al explicar los alcances del proceso.

A pesar de esto, una aclaración: el sistema de cobro de pasajes, por ahora, no está en riesgo y las tarjetas Tullave se podrán seguir usando sin problema. Esto, porque los dineros que se recaudan por recargas llegan a la fiducia del sistema, que es la que ordena los pagos a los distintos operadores del SITP, incluido Recaudo Bogotá.

Publicidad

¿Ahora qué viene?

El primer paso del proceso es la designación de un promotor. El elegido fue el exministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, quien es el responsable de hacer que el proceso avance en sus distintas fases y etapas. Lizarralde aún no ha aceptado el nombramiento, pero una vez lo haga se inicia la negociación en la que Recaudo debe hacer una propuesta para pagar las deudas pendientes. La tarea del promotor es tratar de conseguir consenso entre los acreedores sobre esa propuesta. Si algún acreedor no está de acuerdo, empieza el diálogo para consensuar una solución.

Una vez se acuerde una salida, esta se traslada a la Superintendencia, que decidirá si la ratifica o no. Si la ratifica, se debe ejecutar el acuerdo tal como ha quedado. En caso de que no exista consenso, la Superintendencia tiene la obligación de iniciar el proceso de liquidación, un escenario poco probable debido al carácter de servicio público que tiene la labor de Recaudo. Todo este proceso durará, al menos, un año y medio.

Publicidad

La empresa de recaudo celebró la decisión, pues asegura que era lo que esperaban, y reitera que no hay riesgos operativos. “Estamos contentos y no ha habido ningún tipo de controversia. De hecho, esperábamos que el proceso demorara un poco más. Queremos reiterar que el servicio no está en riesgo y los usuarios no se deben asustar por este proceso", manifestó Javier Cancela, presidente de la compañía.

Para Transmilenio, “la decisión de admitir a Recaudo en reorganización no afectará a los usuarios. El servicio, el manejo y la operatividad continuarán como de costumbre. En cuanto a las recargas de los usuarios, estas se encuentran salvaguardadas y no se presentará ninguna novedad en el uso de las tarjetas”. La empresa Distrital , anunció, de todas formas, que hará parte del proceso como acreedor y contratante.

                  *                  *                  *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Publicidad

Publicidad