::: Header: El Espectador |
×
Fri, 09/07/2018 - 11:09

Del Potro y Nadal, recuerdos y cuentas pendientes en semifinales del US Open

Este viernes se medirán por decimoséptima vez, con 11 victorias para el español por cinco del argentino. Pero Del Potro tiene un motivo para ser optimista: las cinco llegaron en pista dura, como la Arthur Ashe de Flushing Meadows.

Publicidad

Juan Martín del Potro contra Rafael Nadal en semifinales del Abierto de Estados Unidos. Como en Roland Garros o en cuartos de Wimbledon este año. En todas ganó el español. Ahora, el argentino aspira a acabar con esa hegemonía. Como en Rio-2016. Para aspirar al oro del US Open. El primero frente al tercero de la ATP, condenados a enfrentarse en las rondas finales de cuatro de los últimos cinco Grand Slams.

Este viernes se medirán por decimoséptima vez, con 11 victorias para el español por cinco del albiceleste. Pero Del Potro tiene un motivo para ser optimista: las cinco llegaron en pista dura, como la Arthur Ashe de Flushing Meadows. Además, el de Tandil, el jugador más en forma del campeonato tras haber cedido únicamente un set en todo el torneo, aterrizará en la contienda con tres horas menos de tenis que su oponente y con seis kilómetros menos recorridos.

Publicidad

Porque Del Potro ha resuelto todos sus partidos por la vía rápida, a excepción del último frente al local John Isner, en el que cedió una manga y terminó ganando en tres horas y media para un total de casi 13 sobre la pista. Nadal, en cambio, tuvo que luchar durante casi cinco con el austriaco Dominic Thiem en cuartos y casi cuatro y media contra el ruso Karen Khachanov, con la rodilla tocada, en octavos para contabilizar un total de casi 16 horas sobre la pista.

Un encuentro de diferencia entre ambos, con el español tocado físicamente, esperando que el esfuerzo previo y el calor no le pasen factura ante un rival que no da tregua con su servicio ni tampoco con su derecha, "el tiro más definitivo del circuito, saques aparte", según Carlos Moyá, uno de los técnicos del español.

Las últimas memorias de un clásico del tenis moderno tienen a Nadal como vencedor. El último recuerdo, en Wimbledon, es el de uno de los mejores encuentros de la historia de ese torneo, con casi cinco horas de batalla entre el uno y el otro. 

Publicidad

Entonces ganó el español, como meses antes en la tierra de Francia o el año pasado, de nuevo, en Nueva York. "Puede ser otra gran batalla como ya lo fue en Wimbledon. Por supuesto, siempre me gusta jugar contra el número uno del mundo, no importa el torneo ni las condiciones ni el clima", señaló Del Potro, con dos de sus victorias más importantes, precisamente, ante Nadal. 

La más reciente, en semifinales de los Juegos de Rio-2016. La más feliz: en la penúltima instancia en el Abierto de Estados Unidos de 2009, donde se coronó unos días después ante el suizo Roger Federer. Su primer y único título de Grand Slam. Casi una década después, el escenario se repite. El rival también.

"Va a ser difícil. Juan Martín es un gran jugador en cualquier superficie pero el desafío de jugar contra él en pista dura es aún mayor. Nos conocemos muy bien. Sé que está jugando muy bien así que sé que tendré que jugar a mi mejor nivel para tener opciones de ganar", advirtió el español.

Publicidad

Un duelo desigual

En el último turno de la jornada, el serbio Novak Djokovic se medirá al japonés Kei Nishikori, al que ha ganado 14 de las 16 veces que se han enfrentado.

Sin embargo, el balcánico, cuya última derrota ante el nipón data de las semifinales del US Open en 2014, no se fía. "Es un jugador muy disciplinado, trabaja duro y tiene mucho talento. Creo que se ha visto desafiado muchas veces por las lesiones en su carrera. Eso no le ha ayudado. Pero cuando está sano, es definitivamente uno de los cinco o diez mejores", apuntó.

Publicidad