::: Header: El Espectador |
×
Tue, 09/04/2018 - 17:50

Del Potro avanzó a las semifinales del US Open

El argentino derrotó al estadounidense John Isner en cuatro sets y ahora espera a su rival que saldrá del duelo entre el español Rafael Nadal y el austriaco Dominic Thiem.

Publicidad

La Torre de Tandil sigue en pie. El estadounidense John Isner sopló y sopló con su servicio, pero fue incapaz de derribar a un Juan Martín del Potro que apenas cometió errores y ya espera por Rafa Nadal o Dominic Thiem en las semifinales del Abierto de Estados Unidos.

En un ejercicio de talento y paciencia a partes iguales, el argentino supo esperar sus momentos sin desesperarse para acabar imponiéndose en cuatro sets de 6-7 (5-7), 6-3, 7-6 (7-4), 6-2, en tres horas y media de juego.

Ya lo dijo el protagonista tras la batalla: "batir a John en este tipo de partidos es algo épico". Y la gesta se consumó, incluso, antes de lo esperado.

Del Potro contó, contra todo pronóstico, con el apoyo del público, que prefirió unirse a los cánticos de los amigos del albiceleste en vez de animar al unísono a su jugador.

Bajo un calor asfixiante el tandilense mantuvo la compostura incluso en los momentos más complicados, cuando veía una y otra vez cómo su oponente firmaba un tiro ganador tras otro cada vez que tenía posibilidad de quebrarle su juego.

Publicidad

El norteamericano terminó con 26, varios de ellos por encima de los 220 km/h. Del Potro solo podía mirar cómo pasaba la bola y no desesperarse, ni siquiera cuando perdió el primer set en el "tie break" luego de haber conservado su servicio en todo momento... salvo en un punto en el decisivo desempate.

Pero sabía que su momento llegaría. En el cuarto de la segunda manga logró el quiebre y en el tercer set se sirvió su particular venganza en el "tie break", conservando su saber estar mientras su rival desfallecía poco a poco a causa del calor.

El cuarto set fue un trámite. El argentino, saque a saque y resto al resto había logrado deshacer el juego de Isner, desesperado con los cánticos del público albiceleste y mermado por las altas temperaturas.

El partido acabó y Del Potro miró al cielo. Levantó los brazos y festejó con rabia. Estaba de nuevo en una semifinal, en su campeonato preferido. Donde se coronó en 2009. Donde empezó todo.

"Estoy muy contento de conseguir otra semifinal en mi torneo favorito, es muy especial para mí", comentó tras la contienda.

Publicidad

Ahora, en la penúltima instancia, aguardan el austríaco Dominic Thiem (nueve del mundo) o el español Nadal (número uno), su verdugo la temporada pasada en la misma instancia.

Malos recuerdos

Para revivir ese duelo, el español antes tendrá que batir en el último turno de la velada a un rival que no le trae buenos recuerdos... Y lo hará con la inesperada hecatombe del suizo Roger Federer (dos del mundo) en la previa ante el desconocido australiano John Millman fresca en la memoria.

Thiem ya terminó con su hegemonía en tierra batida en Roma en 2017 y esta temporada en Madrid, pero, a sus 25 años, disputa por primera vez los cuartos de final del US Open, un año después de caer precisamente en octavos ante Del Potro.

"Estoy deseando jugar contra él en pista dura por primera vez. Espero que sea un poco más fácil ganarle (que en arcilla) pero no estoy seguro", comentó el austriaco sobre su duelo con el español.

Nadal aterrizará en la Arthur Ashe luego de haber sentido molestias en su rodilla derecha ante el ruso Karen Khachanov en tercera ronda y de haber estado cerca de ocho horas sobre la pista en sus dos últimos encuentros.

Publicidad

El calor, por un lado, y Thiem por el otro, buscarán amargar el enfrentamiento del que todos hablan. Federer puso en alerta a Nadal en la víspera cuando todos lo veían ya jugando contra el serbio Novak Djokovic en cuartos. Del Potro ha hecho los deberes. En unas horas, es el turno de Nadal.

Publicidad