::: Header: El Espectador |
×
Hace 40 segs

Atlético Nacional no levanta cabeza

El equipo antioqueño cayó 3-2 frente al Atlético Bucaramanga en la noche del miércoles en el Atanasio Girardot. Este semestre como local, los verdes han sumado cinco puntos de 15 posibles.

Publicidad

Atlético Nacional vive un momento difícil. Se encuentra cayendo en un abismo y nada parece poder detenerlo. El equipo no está funcionando. Bajo las órdenes del entrenador argentino Jorge Almirón, después de la final perdida frente al Deportes Tolima, las cosas parecieron no funcionar en este semestre. Comenzaron con altibajos en la liga y aunque tomaron un aire con la doble victoria frente a América y Patriotas, sufrieron un golpe que acabó con la ilusión internacional: fueron eliminados en octavos de final de la Copa Libertadores por Atlético Tucumán, lo que terminó con la era Almirón en el conjunto verde.

Bajo las órdenes del entrenado de las divisiones de formación, Hernán Darío Herrera, desde hace una semana, las cosas parecen no mejorar: el fin de semana igualaron 1-1 frente a Jaguares de Córdoba como visitantes y en la noche del miércoles perdieron 3-2 ante el Atlético Bucaramanga, equipo al que en los últimos diez años le había ganado en cinco de los ocho encuentros disputados, los tres restantes terminaron en empate.

Publicidad

El mal momento se le atribuye a la indisciplina de algunos jugadores, en específico: Dayro Moreno y Alexis Henríquez. Ambos fueron apartados del encuentro frente a Jaguares mientras eran investigados por presuntos actos de insubordinación. Sin embargo, regresaron al equipo para el encuentro frente al cuadro santandereano. Al respecto Dayro Moreno resaltó en diálogo con El Alargue de Caracol: “en el fútbol cuando no salen las cosas hay comentarios de gente que quiere relucir. Hablamos con los directivos y todo está arreglado. Toca empezar de 'cero' y apoyar el proyecto del cuerpo técnico interino para lograr los resultados”.

De igual manera, el técnico encargado Hernán Darío Herrera resaltó la unión del equipo y destacó la madurez y la alegría entre los jugadores, a los que calificó como una gran familia.  “Hemos aprovechado las jornadas de entrenamiento para que los futbolistas se sientan cómodos y lo que nos encontramos fue un equipo muy unido, que trabaja muy bien y feliz en los entrenamientos. Nacional tiene muchas variables para defender su ADN de buen juego y efectivo, por eso estoy disfrutando cada partido, esperando que los jugadores jueguen para alegrar a la tribuna”, precisó.

Publicidad

Sin embargo, una cosa es lo que se dice y otra la que se demuestra dentro del terreno de juego. Este semestre jugando como local por la Liga Águila ha sumado cinco puntos de 15 posibles. Un rendimiento por debajo al que el cuadro antioqueño está acostumbrado a demostrar en el Atanasio Girardot. Tan solo por traer un antecedente, los verdes ganaron los nueve encuentros que disputaron en el primer semestre en el Todos contra Todos, adicionalmente no recibieron goles. Posteriormente, vencieron en cuartos de final al Deportivo Cali e igualaron frente al Atlético Huila, en semifinales, antes de caer en la final frente al Deportes Tolima, partido en el que comenzó la crisis que continúa y parece no detenerse.

Hasta el momento la directiva no ha definido quién será el encargado de tomar las riendas del conjunto antioqueño. Como siempre sucede en estos casos, aparecen muchos nombres: Alexis Mendoza, Leonel Álvarez o el portugués Augusto Inacio. El listado es extenso, pero la junta directiva del club no quiere apresurarse, ni tomar malas decisiones. Con la elección del nuevo entrenador se espera que el equipo vuelva a tomar el rumbo. “Analizaremos todas las cuestiones relacionadas con respecto al cuerpo técnico que debe llegar; un perfil con una idiosincrasia y un ADN que se acomode a lo que es la institución”, dijo el presidente Juan David Pérez, cuando se dio a conocer la salida de Almirón.

Publicidad

Mientras se elige el nuevo entrenador, Atlético Nacional sigue cediendo puntos en la Liga Águila. No obstante, existe un pequeño colchón que le da la oportunidad de esperar y retomar el camino exitoso que ha tenido el club en los últimos años, en los que ha dominado a placer el torneo nacional y además ha sido protagonista a nivel internacional. La idea siempre será ganarlo todo y ahora, por fuera de la Copa Libertadores, la concentración está puesta en la liga y en la copa, únicos torneos que tiene para salvar un año lleno de sabores amargos.  

Publicidad