::: Header: El Espectador |
×
Sun, 09/02/2018 - 11:22
Receta del día

Crema de auyama con jengibre y crocantes de arracacha

Una receta perfecta para disfrutar el fin de semana. Aquí el paso a paso.

Publicidad

Ingredientes:

(4 porciones)

- 2 1/2 libra de auyama cortada en cuadros medianos

- 1 taza de zanahoria, pelada y cortada en cuadros medianos

- 2 1/2 cucharadas de aceite Canola

- 1 cucharada de cebolla cabezona blanca finamente picada

- 1/2 cucharadita de limonaria finamente picada (sólo el tallo blanco)

- 1/2 cucharadita de ajo finamente picado

- 1/4 cucharadita de ají jalapeño finamente picado

- 1/2 cucharadita de jengibre finamente picado

- 7 tazas de caldo de pollo (preferiblemente hecho en casa)

- Sal

Decoración:

- 1 arracacha mediana pelada y cortada en lonjas o tajadas delgadas

- Aceite para freír

- 1/2 aguacate cortado en cubos medianos

- 1 chorizo

Preparación:

1. En una olla mediana calienta el aceite. Sofríe la cebolla, la limonaria, el ajo, el ají y el jengibre por tres minutos. Añade la auyama, la zanahoria y el caldo. Cocina a fuego medio hasta que la zanahoria y la auyama estén cocinadas.

Publicidad

2. Vierte toda la mezcla de la auyama en el vaso de la licuadora. Licua hasta obtener una crema suave y homogénea. Pon nuevamente la crema en la olla y calienta. Si es necesario añade más sal .

3. Fríe en el aceite bien caliente las tajadas de arracacha hasta que estén crocantes. Añade sal.

4. Pon el chorizo en el microondas y cocina por 8 minutos o hasta que el chorizo esté de textura firme y seco. Con un cuchillo pica el chorizo finamente hasta obtener migas finas de chorizo.

5. Sirve la sopa en cuatro platos. Pon decorativamente el aguacate, dos tajadas de arracacha y, finalmente, esparce sobre la crema de auyama el chorizo en polvo.

La arracacha

Es un tubérculo de la región andina, de forma cilíndrica, sabor ligeramente dulce, que se digiere con facilidad. La arracacha es apreciada por su valor nutricional ya que contiene vitaminas A y B, calcio, hierro y fósforo. En algunos países, como Venezuela, recibe el nombre de apio donde se utiliza para hacer deliciosos buñuelos y pasteles. Existen tres variedades: blanca, amarilla y morada. La encontramos presente en cocidos como el famoso puchero bogotano, en el exquisito ajiaco santandereano, en rellenos con carne, cremas, sopas y sus tajadas delgadas fritas son deliciosas con guacamole o ají como acompañamiento y aperitivo.

Publicidad