::: Header: El Espectador |
×
Thu, 08/31/2017 - 22:00
I Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur

Bienalsur: el arte, eliminando fronteras

Hoy y mañana se inaugura en Cúcuta y Bogotá la primera bienal que entre septiembre y diciembre conecta a través del arte contemporáneo a 32 ciudades de 16 países. La muestra estará compuesta por el trabajo de más de 350 artistas y curadores.

Publicidad

Buenos Aires, esa ciudad que alberga numerosos museos, salas de exposición, galerías de arte, cines y teatros, es el kilómetro 0 de un recorrido de 18.370 kilómetros en el que el arte contemporáneo se tomará 32 ciudades entre septiembre y diciembre. Todo para conectar la cultura suramericana desde los cinco continentes.

Bajo la premisa de generar una red global de colaboración que permita superar distancias, y por lo tanto las fronteras, la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref), de Argentina, organiza con el apoyo de centros y museos la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur, Bienalsur.

“En este momento, en el que aumentan las muestras de intolerancia y la defensa de los muros, esta bienal se piensa y ejecuta como un proyecto que integra países e instituciones en un marco de igualdad en la diversidad”, explica Aníbal Jozami, rector de la Untref y director de la bienal.

Publicidad

El proyecto quiere democratizar el acceso al arte y vincular el territorio, por eso desarrolló su curaduría en torno a cuatro ejes: Curadurías propias, Colección de colecciones, Arte en las fronteras y Acciones en el espacio público.

“Hicimos un llamado abierto a curadores y artistas, recibimos 2.543 propuestas de 78 países y con la ayuda de una quincena de curadores y teóricos del arte se seleccionaron 379 proyectos, en algunos casos unipersonales y en otros de grupos de artistas”.

En Colombia se verán obras de más de 50 artistas, entre pinturas, instalaciones e intervenciones urbanas. Sus autores abordan temas ambientales, la memoria, las migraciones y las relaciones políticas.

La tecnología les permitirá a los espectadores acercarse de forma simultánea a todas las sedes en las que se está realizando la Bienalsur. Alrededor de las salas de exposición se han colocado pantallas que más bien parecen ventanas, para acercar a todo el mundo a las obras que se están viendo, por ejemplo, en la provincia argentina del Chubut, en Uruguay, Paraguay, Chile, Brasil, Perú y Ecuador. Además, aplicaciones de realidad aumentada les permitirán conectarse con los demás continentes, llegando a la República de Benín en África; a España y Francia, en Europa; a Japón, en Asia, y Australia, en Oceanía.

Publicidad

“La importancia de la interconexión no es un mero juego tecnológico. Se trata de buscar una interrelación cultural entre los países”, enfatiza Jozami.

Como esta bienal busca acercar a todos los públicos, para los más jóvenes se ha creado un videojuego con el que podrán descubrir obras escondidas por medio del personaje Willitu, que en mapuche significa Sur.

“Bienalsur es una plataforma dinámica de pensamiento y trabajo en red que busca establecer lazos en la horizontalidad, por eso es multipolar y hace de cada sede un centro en relación con los demás. Partimos de preguntas tan básicas como: ¿para qué otra bienal si todas repiten —a grandes rasgos— las mismas normas de funcionamiento? Así, nos cuestionamos lo dado dentro del sistema artístico contemporáneo y nos planteamos modificar las reglas de juego preestablecidas para ensayar otras alternativas de funcionamiento”, comentó Diana Wechsler, directora artístico-académica de la bienal.

Eliminar las distancias y reivindicar la diversidad es la gran propuesta de Bienalsur, que no busca imponerse ante las comunidades sino que quiere trabajar con los artistas de cada país.

Publicidad

La primera parada en Colombia

La bienal que llega hoy a Cúcuta, el Km 4.955, presenta en el Área Cultural del Banco de la República Delimitar: una exposición sobre cómo se crean y habitan los espacios. Las tres obras que se articulan en esta muestra son: Noche [después de Ziraldo] y Día (2012), del artista colombiano Nicolás Consuegra; Clavos torcidos (2013), del colectivo cubano Los Carpinteros, y Rumor (2013), del brasileño Waltercio Caldas.

Por su parte, el argentino Marcelo Brodsky inaugurará mañana en Bogotá, el Km 5.657, en la galería Espacio El Dorado, la instalación visual Mitos fundacionales, una obra de tres mapas intervenidos que combina textos, imágenes y documentos para construir una aproximación narrativa al conflicto político y al proceso de paz en Colombia.

Publicidad